domingo, 22 de noviembre de 2020

Aventura de rol: PDM - La libreta de poemas

Subo de nuevo una aventura de rol para niños, que jugaron mis pequeños clicks, para pequeños detectives de monstruos. Se llama la libreta de poemas y se puede descargar desde aquí. Hay dos versiones, una en versión reducida, por si se quiere imprimir en papel sin gastar demasiado, y otra más accesible (tamaño de fuente más grande, mayor interlineado, etc.).

En esta ocasión, los pequeños detectives tienen qué descubrir qué ocurre en la casa de Margarita y su hijo Jacinto, donde están desapareciendo cosas, incluyendo la libreta de poemas donde la madre escribe sus inspiraciones poéticas.

La preparación previa de la escenografía

Para esta partida, volví a proponer a mis miniclicks montar la escenografía entre todos, aprovechando los juguetes que tienen, en lugar de jugar en papel: piezas de Lego (la base verde es una maravilla para estas cosas), plastilina y nosotros, claro, toda la familia de playmobils.

Como estaba claro las salas que necesitábamos (yo ya lo tenía apuntado para la aventura), entre todos íbamos eligiendo dónde poner cada cosa. Tengo que admitir que comenzaron encantados pero se cansaron de colocar piezas y prefirieron construir escenografía en plastilina. Llegó un punto en el que estaban impacientes por jugar y se cansaron un poco, así que tuvimos que acelerar la preparación. Estuvo muy bien porque alargamos más el tiempo de entretenimiento, pero se alargó demasiado para ellos, así que para la próxima vez que quiera volver a hacer algo así, tendré que hacerlo más rápido.

Imagen montaje en Lego
Ya está lista la escenografía

Previamente, yo ya había hecho los elementos en plastilina que ellos no podían hacer para no descubrir pistas, y los mantenía escondidos hasta el momento de mostrarlos: el monstruo, el gato, la linterna, las motas de polvo (los gamusinos), la libreta de poemas y los peluches robados. Eso sí, todo preparado para no perder el tiempo (y ritmo) durante la partida de ponerme a hacer detalles en plastilina.

Monstruo de las bromas
Este es el monstruo culpable

La partida

Esto es cómo fue la partida que jugaron mis miniclicks, pero en el documento de la aventura se detalla mejor, claro. Con la partida, tuve que hacer algunos retoques a las ideas iniciales, que no funcionaron (les costó dar con la llave del sótano, por ejemplo, porque era una pista que no había dejado clara desde el principio, porque tenía miedo que fuesen directamente al sótano y descubriesen el pastel demasiado pronto. Mal hecho por mi parte).

Para comenzar la partida, yo, como detective veterano, les conté la misión: Tenían que investigar en la casa de Margarita, porque le desaparecían cosas, y descubrir qué es lo que ocurría.

Presentación

Así que los pequeños detectives se fueron pronto a casa de Margarita y Jacinto, donde les contaron un montón de cosas, ¡qué de pistas nada más comenzar!

Hacía un par de días, a Margarita le había desaparecido su bien más preciado, su libreta de poemas. Aparte de eso, también había desaparecido su reloj, una zapatilla, los peluches de su hijo y su linterna. Además, alguien estaba robando comida y la tele no funcionaba. Es que nada parecía ir bien. Encima, de vez en cuando se oían ruidos fuertes, como de pedos, pero Margarita pensaba que era su hijo, que tenía problemas de flatulencias.

Muchas pistas para comenzar, demasiado miedo flotando en el aire y unos cuantos posibles culpables.

Muchas pistas iniciales
Muchas pistas por delante, a investigar

Poco a poco fueron resolviendo las incógnitas: pusieron comida en la cocina para ver cómo entraba el gato del vecino para llevársela; encontraron la zapatilla de la madre en la fregona (¿quién la pondría ahí? eso no parecía un despiste); dieron con los gamusinos en la habitación de la madre, que les dieron pistas valiosas; con la foto de la madre, descubrieron que tenía el reloj en la mano cambiada; localizaron las hojas sueltas de la libreta cerca del sótano.

Gato colándose en la casa
He aquí el culpable de que la comida desaparezca

Iban descubriendo posibles monstruos e iban descartando otros.

Eliminando culpables
Eliminando culpables

Hasta que, de repente, con una lista de culpables ya muy acotada, se escucha un ruido, ¡una pedorreta! Y una risilla floja. Aguantan el tipo, pues eso les podía haber dado un buen susto. Ven como una sombra sale corriendo e intentan seguirla. No la consiguen alcanzar, pero sí que descubren que se mete en el sótano.

Así que buscan la llave y la consiguen encontrar debajo de la cama del niño.

Buscando la llave
A buscar la llave

Con la llave, abren el sótano, totalmente a oscuras. Menos mal que llevan equipamiento para poder ver en la oscuridad (que se habían comprado con sus puntos estrella de anteriores partidas, aunque en el equipo inicial de la aventura disponen de cerillas).

Y en el sótano descubren un nido de peluches. Como sospechaban, el malo es el monstruo de las bromas.

Descubriendo el nido
¡Han descubierto su nido!

Así que preparan una trampa. Le piden a Jacinto un muñeco que no usase y lo rompen, para dejarlo en el pasillo. De repente, una sombra aparece, coge el muñeco roto y se pone a llorar, escapando con él hacia el sótano. ¡No le ha gustado nada! Le persiguen para intentar atraparlo, ¡pero no lo consiguen! El monstruo consigue huir por muy poco. Que pena, con la buena idea que habían tenido.

Así que tienen que volver a planear cómo capturarle. Pero se les ocurre alumbrar hacia la oscuridad del sótano, y allí vuelven a dar con el monstruo. Esta vez no dejan que huyan, agarran bien el bote atrapamonstruo y lo capturan.

Monstruo cazado
¡Monstruo capturado!

¡Bien por ellos!

Ahora que el monstruo ha sido capturado, le preguntan por qué estaba robando cosas. Este monstruo de las bromas es simplemente travieso, pero no realmente malo, y había robado la libreta porque le encantan los cuentos antes de dormir y esa libreta tenía unos poemas preciosos. Además, en la oscuridad, como no podía leer, había robado la linterna y, como no tenía pilas, las del mando. Y los peluches para tener su nido. Realmente, no había hecho más bromas que la de quitar la zapatilla y los ruidos pedorros.

Así que Margarita y Jacinto le perdonan y le dejan vivir en el sótano, para hacerles compañía. Todo acabó bien, todos contentos y felices, incluso el monstruo travieso.

1 comentario:

  1. Descargada!!!
    Ahora solo falta que mis goblins quieran jugar PdM en mesa XDD

    ResponderEliminar

Al introducir un mensaje, se mostrará el usuario Google con el que has realizado dicho comentario. En caso de no querer mostrarlo, por favor no insertes ningún comentario.