lunes, 26 de julio de 2021

Microrrelato: El ogro del hatillo

Los cuatro bien pertrechados aventureros, ataviados con sus resistentes armaduras y sus relucientes túnicas de conjurador, armados con espadas, arcos, dagas, bastones y magia diversa, habían seguido el rastro del ogro grande y peludo que bajaba desde las Montañas del Orcajote. Tras descubrir sus pisadas, consiguieron verlo en la distancia. Llevaba un enorme garrote al hombro, casi más el tronco de un árbol joven arrancado de cuajo, y de él colgaba un hatillo que aparentaba ir bastante cargado.

Su experiencia como supervivientes en todo tipo de ambiente peligroso les había puesto inmediatamente en alerta. No les daba ninguna confianza la presencia de aquel monstruo, que parecía seguir una ruta que podría llevarle directo a la aldea en la que habían pasado la noche anterior, situada tras la Colina de los Gallos. Les preocupó que pudiese acercarse a la misma para cometer alguna atrocidad; así que lo persiguieron, intentando al principio que no les viese, solo para confirmar sus sospechas. Tampoco querían un enfrentamiento directo contra aquel ser, si no era estrictamente necesario.

sábado, 24 de julio de 2021

Rol de Paseo: El ogro bandido

Hoy estreno lo que será un nuevo tipo de artículos: los de rol de paseo.

Se tratan de partidas cutrecillas que dirijo a mis dos hijos mientras vamos paseando. La idea es contar en estos artículos una aventura de rol medio improvisada que he dirigido a mis peques, cuando estamos paseando o aburridos y no tenemos un sistema de juego al que recurrir.

Las partidas de este tipo suelen ser medio improvisadas, aunque a mí no se me da nada bien eso de ponerme a contar una historia nada más que alguien me diga «dirígenos algo». Soy incapaz, necesito un tiempo para preparar algo.

Últimamente lo que hago es generar una semilla de rol con cuatro dados del Story Cubes ese mismo día o algún día antes (podéis ver la plantilla de sugerencia que uso en este artículo: «Semillas de rol con Story Cubes»).


domingo, 27 de junio de 2021

Cambia la subscripción por email

¿Estás subscrito al envío de emails desde este blog y quieres seguir recibiéndolos? Entonces este artículo te interesa más que obtener un 20 jugando al D&D.

Cuando acabe este mes de junio, el servicio de Feedburner para el envío de emails a la gente subscrita al blog dejará de funcionar (ver actualizaciones de Feedburner) . Eso quiere decir que, si estabas recibiendo un email cada vez que se publicaba un artículo en Incultura Friki, dejarás de recibirlo en julio.

Así que ha tocado investigar para cambiar este proveedor por otro nuevo y me he decidido por Mailchimp, que ya estuve revisando en su momento pero que al final no había montado.

La propuesta de Feedburner para el cambio consiste en descargarse las cuentas de correo de los subscriptores e importarlas en el nuevo servicio. En teoría, según Mailchimp, esto cumple con la legislación establecida por la RGPD, pero prefiero comenzar de cero con este servicio.

Por tanto, no voy a importar las cuentas de un servicio a otro, pero ya he habilitado el acceso al nuevo servicio en la página de subscripción, para que los interesados os podáis subscribir de nuevo, y he actualizado la política de privacidad y cookies con la información sobre este servicio.

viernes, 25 de junio de 2021

Microrrelato: Un desconocido en casa

Entró en casa ya sin ganas de llorar, había gastado todas las lágrimas del día en el camino de vuelta desde el trabajo. Había regresado andando, con la carta de despido en una mano y una bolsa con las pocas pertenencias personales que tenía allí en la otra. La taza de recuerdo con el logo de la empresa la había estampado contra el suelo nada más salir de la oficina.

Su cuerpo bullía con una mezcla de impotencia y odio. Llevaba años dándolo todo por la empresa, haciendo horas extras, trabajando sin descanso, entrando muy pronto para salir muy tarde. Y, de repente, la echaban sin ningún miramiento. «Sabes que te valoro mucho», le había dicho su jefa, «pero es que las cuentas no les cuadran a los de arriba y han despedido sin mirar. He hecho todo lo posible, te lo juro, pero no ha estado en mi mano». Defendiendo a la empresa a capa y espada desde siempre, había descubierto que no era más que un número que no cuadraba en la fórmula.

miércoles, 16 de junio de 2021

Microrrelato: Cuentos para dormir

Gracias a la vacuna de la vida eterna, mi bisabuelo pasó de los cien años. No es que fuese una edad escandalosa, cuando lo normal era superar los ciento veinte. Pero, por los muchos males que le acuciaban, su vida tenía que haber acabado mucho antes. Mucha gente le preguntaba por qué la alargaba así, con los dolores horribles que siempre decía tener, por qué no dejaba que la naturaleza siguiese su curso. La vacuna no curaba el dolor, solo prevenía contra la muerte.

Pero mi bisabuelo admitía ser feliz. Y yo también lo era, porque a él le encantaba contarme un cuento todas las noches, algo que yo adoraba. En aquellos últimos momentos de su vida, vivía con mi padre, que era su nieto, con mi madre y conmigo, su bisnieta favorita, aunque me constaba que eso nos lo decía a todos los bisnietos a escondidas.

Imagen de Mystic Art Design