miércoles, 19 de enero de 2022

Microrrelato: Marina es abandonada

Marina nunca entendió por qué su padre la había abandonado en aquella casa, llena de niños y adultos desconocidos. Estuvieron un rato juntos, visitando el lugar, de la manita, trasteando con los juguetes que encontraban por el suelo, pero cuando quiso darse cuenta, él se había marchado, dejándola sola.

Y Marina lloró desconsoladamente por un buen largo rato. Una adulta la quisó animar, presentándole a otros niños abandonados, jugando, cantando, pero era imposible. Lloró, lloró y lloró hasta que ya no le quedaban más lágrimas y, aún así, lloró más.

miércoles, 29 de diciembre de 2021

Revisión 2 de la aventura de las zanahorias de Gurriato

Llevaba tiempo queriendo actualizar esta aventura, tras haberla jugado 5 veces y viendo algunos detalles que se podían corregir, pero nunca encontraba el momento. 

Y al fin lo conseguí.

No es gran cosa, pero he intentado explicarme un poco mejor en la parte de los identificadores (para indicar cómo usar una aventura agnóstica para poder adaptarla al sistema de juego que vayamos a usar), he añadido algunas posibles acciones más de los jugadores y, quizá más importante, he creado por fin la versión un poco más accesible de los documentos, con textos más grande, menos combinación de colores y a una simple columna.

La aventura estaba anunciada en este artículo: Aventura de Rol: Las zanahorias del gigante Gurriato, aunque os las podéis bajar de estos enlaces directamente para no tener que estar navegando más:

jueves, 2 de diciembre de 2021

Microrrelato: Una bolsa llena de gamusinos

Lucía llegó al dormitorio compartido tras el paseo nocturno, con la pesada bolsa a sus espaldas. Cualquiera diría que estaba solo llena de piedras. Sus amigos veteranos del campamento de verano, entre sonrisas cómplices, les habían dicho a ella y a los otros niños nuevos que había sido una gran noche de caza y que habían capturado a un montón de gamusinos en la oscuridad, pese a que los novatos no había visto ninguno. «Es que hay que tener buen ojo y experiencia para encontrarlos» les había comentado el líder de los veteranos.

miércoles, 17 de noviembre de 2021

Puzles para partidas de rol con niños

No me gusta mucho hacer puzles para las partidas de rol con mayores. Me saca un poco de la partida, ya que, cuando aparecen, son los jugadores los que tienen que demostrar su habilidad, no los personajes. Pero antes, en mi primera época mazmorrera, los ponía a mogollón. En fin, son gustos que cambian, ahora no me va.

Aunque cuando juego al rol con niños pequeños, no opino lo mismo. Las primeras partidas que jugaba con mis peques y las que he jugado con otros niños, me parece muy entretenido eso de poner puzles.

domingo, 5 de septiembre de 2021

Microrrelato: Mira lo que hace ese

Detuvo su enorme Mercedes negro en doble fila, junto a un par de coches con mucha menos clase, interrumpiendo parcialmente el tráfico en aquella calle de doble carril en un único sentido, y se bajó con un periódico bajo el brazo y estirando su elegantemente arrugada americana azul. Con las luces de emergencia parpadeando, cerró las puertas y se dirigió, sonriente, hacia la terraza del bar más caro de aquel lugar, buscando un lugar escondido en el que pasar desapercibido.

Una chica joven con chandal multicolor que pasaba al lado, por el pasillo libre de acera que quedaba entre las mesas y los vehículos aparcados, siguió con la mirada a ese hombre con pinta de empresario sentarse tan a gusto para pedir seguramente un buen desayuno, encenderse un puro, llamar la atención del camarero y abrir la prensa. La chica se indignó, resoplando por la nariz que no llevaba cubierta por la mascarilla, obligatoria en aquel momento de la pandemia. «Mira lo que hace ese». Le parecía indignante que la gente fuese así, capaz de dejar su vehículo mal aparcado para ir al bar, en lugar de perder un par de minutos de su vida en buscar un hueco libre y no importunar a nadie. Ese tiempo sería el que tendría que perder alguno de los que tenían el coche bloqueado por el Mercedes, solo esperando a que el tipo les prestase atención y lo cambiase de sitio. No, no le parecía justo.