jueves, 22 de febrero de 2018

Clases de personaje: Qué son y cuál es la mejor

Somos novatos y jugamos nuestra primera partida. Digamos que a un juego de mazmorreo genérico, como un D&D, un Pathfinder, un Dungeon World... aunque con lo que os voy a explicar se podría aplicar a cualquier sistema con clases, ya sea de fantasía, de ciencia ficción, de terror...

Entonces el director de juego nos pregunta "¿qué clase te quieres coger?", a lo que nosotros respondemos con dos preguntas, "¿qué narices es una clase?" y "¿cuál es la mejor?".

Porque, evidentemente, sea lo que sea, vamos a querer la mejor. Sí, que todo eso de que en el rol no gana nadie, que se juega para divertirse y crear una historia entre todos y tal, está muy bien, pero todos somos un poco munchkins y siempre queremos lo mejor.

Así que hoy vamos a descubrir aquí dos cosas, qué son las clases y un secreto oculto, que ningún DJ dice nunca, cuál es la mejor clase. Ojo, que esto vale su precio en monedas de platino.

Qué es una clase


A la primera pregunta, el DJ nos responderá que una clase de personaje es un arquetipo, una plantilla básica, que sirve para definir de forma general a nuestro personaje. Se trata de su carrera profesional como aventurero: Si es diestro con las armas, si lo suyo son los conjuros o si es hábil con el sigilo y el subterfugio, en qué habilidades destaca y cuales son sus debilidades.

Si varios jugadores escogen la misma clase para sus personajes (no hace falta llegar a las manos como en la última frikimemez), progresarán de forma muy similar pero se irán diferenciando según evolucionen: Por ejemplo, los "Guerreros" son muy buenos en el manejo de armas y resistentes al dolor, pero si tres jugadores escogen esa misma clase, puede que uno acabe especializándose en el combate con dos armas en cuerpo a cuerpo y en habilidades de intimidación, otro en combatir a caballo y un tercero en usar el arco y en habilidades atléticas para perseguir a los enemigos.

Cada juego tiene sus propias clases, adaptadas al tipo de ambientación: En un juego futurista habrá soldados con armas de fuego, pilotos, neuromantes, espías; en uno actual puede que haya diplomáticos, espías, aristócratas, hackers, etc.



Tipos de clases en los sistemas de fantasía


En los sistemas de fantasía que usan clases, suelen haber numerosas clases entre las que escoger, pero suelen poder agruparse en cuatro tipos: Los que se dedican al combate puro (el grupo de las armas), los poderosos con la magia pero débiles en combate cuerpo a cuerpo (magia), los que curan y protegen a sus compañeros (protección) y los que exploran, se mueven con sigilo y apuñalan por la espalda (exploración). Estos tipos están representados por las cuatro clases más básicas, guerreros, magos, clérigos y pícaros, pero yo he usado aquí la denominación que me ha dado la gana, para diferenciarlos precisamente de esas clases básicas.

Las clases picarán de uno o varios de estos grupos, y normalmente en el manual básico encontraremos un listado de 10 o más clases básicas. Por ejemplo, el Paladín sería del grupo de las armas pero con poderes de protección y el Bardo es del grupo de exploración, pero picando también de los otros tres grupos.

A lo mejor el sistema de juego nos permita escoger varias clases, lo que se llama multiclase (Pathfinder y D&D). Eso hace que podamos tener mezcla de poderes, pero no seremos tan poderosos como si nos hubiésemos especializado. También habrá que ver si nos interesa hacernos un multiclase o ver si ya existe alguna clase que lo haga por nosotros: Por ejemplo, podemos escoger un multiclase mago/pícaro o simplemente un bardo.

Eso sí, no todos los sistemas de juego usan clases. Muchos definen un método de generación de personajes que no está tan encorsetado con las clases, pero aún así, al generarlos, se puede pensar en estos cuatro tipos para hacernos una idea de la clase de personaje.

Y si nos estamos preguntando sobre elfos, enanos, medianos... eso no son clases, sino razas (o especies). Aunque en las primeras versiones de D&D sí que eran tratadas como clases. La raza también la escogemos al hacer el personaje, pero eso es ya otro cantar.

Ejemplos de clase


En juegos mazmorreros como los mencionados al principio, nos podemos encontrar numerosas clases, diez o más, en el manual básico. Si encima compramos manuales adicionales y tenemos en cuenta las clases de prestigio y clases de pnj, la lista se hace ya muy abultada.

Pero, de forma básica, las clases que podemos escoger en estos juegos, dependiendo de lo que queramos interpretar, son:

  1. Si queremos hacer de rudos mercenarios, armados con una espada larga y un escudo, o uno de aquellos caballeros de fantasía que mataban dragones con lanza, o un iracundo gigantesco hipermusculado en taparrabos y con un hacha enorme, podemos escoger una clase de armas, como el siempre bien pertrechado Guerrero o el furioso y resistente Bárbaro, ajeno al dolor: Brienne de Tarth, Sir Lancelot, Conan...
  2. Si lo que nos apasionan son los conjuros, lanzar bolas de fuego y lluvias de meteoritos, poder transformarnos en otros seres, atraer entidades extraplanares para que nos ayuden o hipnotizar a grandes masas de gentes, entonces debemos escoger como clase la del estudioso Mago, la del innato Hechicero o la del demoníaco Brujo (en D&D5): Reena Inverse, Gandalf, Raistlin Majere...
  3. Si lo que queremos es representar a una deidad en la tierra, defender al débil, lanzar conjuros protectores para nuestros compañeros, expulsar o atraer muertos vivientes, curar a los heridos y resucitar a los muertos, todo ello desde la rectitud del dios benévolo o desde la perversión del dios malvado, lo nuestro es escoger como clase la de Clérigo o la del bondadoso y recto Paladín (que es un guerrero con poderes divinos): Goldmoon, Sturm...
  4. Si nos gustan los personajes habilidosos en el sigilo y la diplomacia, como los espías acechando en las sombras, los asesinos que siempre aparecen por la espalda del enemigo sin ser vistos, ladronzuelos que huyen escalando paredes y saltando entre tejados, locuales juglares portentosos con su labia, cantores mágicos que protegen a los aliados y hechizan a los enemigos, podemos elegir la clase del sigiloso Pícaro o la del hechizante "bueno-para-todo-pero-maestro-en-nada" Bardo (que pica un poco de todos los tipos de clase): Bilbo Bolsón, Elan... ¡me encanta Elan! ¡Fan incondicional!
  5. Si nos apetece ser un protector de la naturaleza, poder aliarnos con los animales y movernos entre la espesa maleza, seguir rastros borrados hace días, transformarnos en osos o águilas, ser arqueros portentosos que caminan por los árboles, entonces vamos a escoger la clase de Druida (un clérigo de la naturaleza) con sus conjuros y poderes naturales, o la de Explorador (un guerrero rastreador), con sus aliados animales y sus habilidades de rastreo y combate: Merlín, Trancos, ¡David el Gnomo!...
  6. Si nos molan los combates orientales, los personajes enigmáticos y espirituales, capaces de derrotar a decenas de enemigos armados hasta los dientes con sus puños y desplazarse como el viento, nos tocará la clase de Monje. Himura Kenshin, Kwai Chang Caine (pequeño saltamontes)...

Y cuál es la mejor clase

A esta pregunta, el DJ nos vendrá con algo como "no hay ninguna clase mejor ni peor, todas están equilibradas, cada una tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, la mejor va a ser aquella que te apetezca jugar, y blablabla".

No nos dejemos engañar. Os voy a contar un secreto que todo DJ sabe, pero nunca dice: Sí que hay una clase que es mejor que otras. ¡Y en cualquier juego! Lo vamos a descubrir más adelante.

Para ser DJ, hay que ser un gran mentiroso, porque lo primero que aprenden son secretos que no se pueden desvelar a los jugadores. Es como si supiesen trucos de magia y no pudiesen contarlos.

En todo manual hay un apartado especial, que nunca está en el índice ni en el apéndice, y es donde se cuenta este secreto. Ese apartado, en letra muy pequeña, escondido como un comentario a pie de página, es evitado siempre por la mirada de un simple jugador, ya que no tiene la suficiente entereza masteril como para enfocar esta información. Hay que ser DJ para captarlo.

Pero nosotros vamos a descubrir, aquí y ahora, la respuesta a esa gran pregunta. Así que, mientras el DJ iluso nos cuente las distintas clases del juego, nosotros iremos moviendo la cabeza de arriba hacia abajo, como quien se interesa, mientras repasamos los siguientes puntos hasta llegar al último, el momento en el que sabremos ¡cuál es la mejor clase!

Atención, que desvelamos el secreto:

1)Sólo una de las cla
sumando los valores
2) Debemos ignorar
y ante todo, no perte
3) En caso de iguald
por lo que no se pue
4) Se debe descartar
y no nos dejamos in
5)Así que la mejor c
ni más ni menos que

¡Así de claro! Parece una chorrada, pero fijaos que sencillo es.

Así que dejémonos de tontadas de esas de que la mejor clase es aquella que nos atrae porque nos recuerda a las historias que ya hemos leído; que aprovechemos para interpretar a un personaje similar a nuestro ídolo favorito de película; que probemos a afrontar nuevos retos escogiendo una clase que, en principio, ni nos va ni nos viene.

¡Escojamos siempre la mejor clase! Que ya sabemos cómo hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al introducir un mensaje, se mostrará el usuario Google con el que has realizado dicho comentario. En caso de no querer mostrarlo, por favor no insertes ningún comentario.