viernes, 3 de mayo de 2019

Microrrelato: Son mechas, no robots

Aquí tenéis una actualización futurista de la fábula de los dos conejos, de Tomás de Iriarte, aquella de "los galgos y los podencos", la de veces que me la habrán mencionado mi padre y mi abuelo.

Es una ida de olla (como siempre) tras escuchar el podcast de Cero en Cordura, A toda mecha, por si alguien no sabe lo que es un mecha (léase meca). Pero, para entendernos rápidamente, podemos pensar en Mazinger Z, Evangelion, Escaflowne, Robotech, Battletech, el "robot" de los Power Rangers, el Goliat de StarCraft...

Son mechas, no robots


Un soldado corre
de pánico preso,
le siguen gigantes,
dos de metal hechos.

Persiguen cual rayos,
no ceden ni un metro.
Él está aterrado
y huye cual conejo.

Cruza su camino
otro compañero,
saliendo del cuartel,
viniendo de entreno.

-¿Por qué corres tanto?
Te falta el aliento.
-Dos robots gigantes
me quieren ver muerto,

hecho pedacitos,
por eso ando huyendo,
pero aunque yo corra
de ellos no me alejo.

-Por allí aparecen
ahora sí que los veo,
son mechas, no robots,
que de eso yo entiendo.

-¿Cómo dices mechas?
Esa idea no la creo,
¿hay algún piloto?
porque yo no lo veo.

-Humanos gigantes
de metal enteros,
fijo que hay pilotos
ahí, en sus cerebros.

-Pues no me parece
tan grande su seso.
Ahí dudo que queda
ni un alien pequeño.

-Dos mechas, te digo.
-Dos robots son esos,
es más que evidente.
-Evidente un huevo.

Llegan los gigantes,
descargan su peso
los aplastan a ambos
y los dejan secos.

Los que por cuestiones
de poco momento
dejan lo que importa,
llévense este ejemplo.


2 comentarios:

Al introducir un mensaje, se mostrará el usuario Google con el que has realizado dicho comentario. En caso de no querer mostrarlo, por favor no insertes ningún comentario.